domingo, 12 de enero de 2014

NO JODAN



Tengo la verborragia erecta y paradójicamente quién me para ahora. El nudo que siento en el cráneo está desovillándose por el interior de la cabeza, recorre mi lengua y sale: fuego negro contra la primera pared y quedará rebotando en esta pieza. A menos que. El nihilismo es potencia, más allá de lo que diga el amigo Friedrich. Cuando se destapa la pasión triste y se expande, eso es alegría. Yo no veo arco iris y prados. Me libera la risa sucia, la llave agnóstica, el beso del desencanto, el último latido de la liebre. Revolcarse en la distorsión, seguir pidiendo más a la garganta que no puede. La buena onda, la parsimonia orientalista, la vibra y el rollo de la energía son el nuevo fascismo. No jodan: en estas latitudes a mí las piernas se me mueven solas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada